En Tlaxcala pueden hallarse hoteles estupendos, abundantes en servicios de primer nivel, un ambiente cálido y la mejor atención por parte de sus administradores. Las personas que de decidan por Tlaxcala- en lugar de hacerlo por otros destinos turísticos de México-, para disfrutar de un viaje de descanso y diversión, o para atender negocios, resultarán gratamente satisfechas, por la notable oferta hotelera con la que cuenta este bello estado del país. Los muchos atractivos con los que cuenta Tlaxcala, motivos de orgullo para los lugareños y de admiración para quienes visitan estos lares, se gozan mejor, gracias al alojamiento de excelencia que se ofrece en buena parte de los hoteles de Tlaxcala.

Por principio de cuentas, recomendaremos el Hotel Centenario de Huamantla, el cual cuenta con restaurante bar y muchos otros servicios. También destaca el Hotel de la Loma, el Hotel María Isabel y el Hotel de Cortés. Los dos primeros sobresalen por su conveniente ubicación, en el centro de Tlaxcala y el segundo por contar con 10 habitaciones sencillas, con cama matrimonial y una habitación doble. Todas ellas, tienen televisión y agua caliente. Otros servicios de este hotel son su amplio estacionamiento y su salón de eventos.

Ahora es tiempo de mencionar al Hotel El Bosque Inn, la Hacienda Soltepec y el Hotel Alifer. El primero es recomendable por sus accesibles tarifas; el segundo por sus canchas de tenis, sus varios restaurantes, y opciones de paseos en cabalgata. El tercero, en cambio, sobresale por su restaurante bar, su salón de eventos y sus abundantes servicios. Una recomendación final la tenemos en el Hotel Aries, de lo mejor para alojarse en la ciudad de Tlaxcala. Cuenta con 15 habitaciones sencillas y otras dobles, con señal de internet inalámbrico, jaccuzi y muchas otras comodidades.

Algo por demás interesante, es que la calidad de los hoteles antes mencionados, es similar en excelencia, a la que exhiben los restaurantes de Tlaxcala. De tal modo que, los hoteles y los restaurantes de esta ciudad excelente, integran una atractiva oferta, difícil de resistir. Quienes visiten Tlaxcala durante sus vacaciones, pueden estar seguros de que gozarán de un alojamiento sumamente satisfactorio, así como también, una oferta culinaria de referencia en la región. Habla bien de una infraestructura turística que sus hoteles, de tan agradables, constituyan una atracción turística por su propia cuenta. Pues bien, en el caso de los hoteles de Tlaxcala, sucede justamente así.