Uno espera con mucho entusiasmo la llegada de las vacaciones de fin de año, puesto que, por lo general, el esfuerzo que se lleva a cabo durante los meses anteriores es desgastante y amerita un periodo de descanso y distracción. Pues bien, para disfrutar de unas vacaciones de fin de año inolvidables, nada mejor que el estado de Tlaxcala y en específico su capital, la ciudad homónima. Se trata de un sitio colmado de atracciones, como por ejemplo, sus museos, jardines y edificios coloniales. Pero en general todo Tlaxcala es hermoso, y los municipios que lo integran tienen mucho para ofrecer a los visitantes nacionales y extranjeros.

Para el caso de las vacaciones de fin de año, se puede visitar el Centro Vacacional IMSS Trinidad. Se encuentra a unos 16 kilómetros al noroeste de la ciudad de Tlaxcala. Parte de sus instalaciones abarcan un grupo de edificios de estilo inglés del siglo XIX, en lo que fuera la fábrica textilera La Trinidad. Además de chapoteaderos y albercas, tiene áreas para acampar, instalaciones deportivas, áreas verdes, auditorio, cafetería, restaurante, bar, espacios para convenciones y un amplio estacionamiento. También cuenta con servicio de alojamiento, con habitaciones dobles y cuádruples, así como un área para casas rodantes.

El Montecito y Palo Huérfano son otros dos sitios para tener en cuenta, durante unas vacaciones de fin de año en Tlaxcala. El primero, se ubica más allá de Santa Cruz Tlaxcala. Es un grato balneario con los servicios esenciales para pasarla en grande y muchas áreas verdes. En el caso del segundo, localizado en Amaxac de Guerrero, 15 kilómetros al norte de Tlaxcala, cuenta con un par de estupendas albercas, un divertido chapoteadero, vestidores comunales e individuales, áreas verdes, regaderas, una cancha de volibol, juegos para niños y un amplio estacionamiento.

Tres lugares que también pueden garantizarnos mucha diversión durante unas vacaciones en Tlaxcala son Santa Lucía y Xoxhitla, Los Manantiales y el Centro Turístico Ejidal Zocatelco. Santa Lucía es un balneario sencillo pero muy disfrutable; Xoxhitla, no lejos del anterior, incluye además, una grata pista de baile; Los Manantiales, en la colonia Miraflores, a un par de kilómetros del centro de Tlaxcala, cuenta con tres albercas, áreas verdes, chapoteadero, y regaderas con agua caliente entre otros servicios. Finalmente, en el caso del Centro Turístico Ejidal Zacatelco, se trata de una de las áreas de esparcimiento más grandes de Tlaxcala.