Los turistas cuando proyectan un viaje por los estados más atractivos de nuestro país, tienen en mente encontrarse con una gran diversidad cultural. Posiblemente una mezcla entre antiguas tradiciones prehispánicas y hábitos de vida traídos desde el Viejo Continente. Y por supuesto, tal es lo que hallan en sus vacaciones, pero también muchas cosas más. Uno de los lugares en México en donde se aprecian en esencia muchos de los atractivos que definen a nuestra nación desde una perspectiva turística, es el estado de Tlaxcala. Para comprobar esta aseveración basta con acercarse a sus fiestas y tradiciones más representativas y justo a ellas dedicaremos los párrafos siguientes.

Un colorido carnaval, varias ferias de corte popular y numerosas celebraciones sacras, marcan el entorno festivo de la entidad, donde el orgullo lugareño por sus tradiciones y costumbres es el real protagonista. Lo mejor, sin duda, es el Carnaval de Tlaxcala, el cual se realiza anualmente, tres días previos al Miércoles de Ceniza. Es una de las celebraciones principales del estado por su valía cultural, puesto que incluye danzas típicas, como la de los Viejitos (Huehues), misma que se práctica con máscaras y vestuarios multicolores.

Otra fiesta importante es la Feria de Huamantla, en el mes de agosto. Es el marco de la peligrosa Huamantlada, que consiste en una liberación masiva de toros, que son burlados por los más audaces de la población, en una vertiginosa carrera por las calles del lugar. En este mismo mes, como parte de la llamada “Noche que nadie duerme”, la ciudad de Tlaxcala se cubre de tapetes multicolor de aserrín, para darle paso a la Virgen dela Caridad, que es llevada en procesión, por las calles principales de Tlaxcala.

Acercarse a celebraciones populares como las que se han comentado, es una vía excelente para gozar de la esencia misma de Tlaxcala. Por supuesto, un lugar así de mágico se puede disfrutar de muchas maneras distintas, por ejemplo, a través de su arquitectura, sus yacimientos arqueológicos, su gastronomía o sus posibilidades ecoturísticas. Sin embargo, en sus fiestas y tradiciones principales, los visitantes pueden conocer el pulso de vida que anima a toda esta comunidad provincial, lo cual la torna aún más imperdible y fascinante. De tal modo que recomendamos asistir a las fiestas antes mencionadas, para conocerlas, participar de su festiva iniciativa, y tener una excusa de lujo para descubrir los encantos de Tlaxcala.